Los profesionales del marketing comparten un objetivo en común: buscar el éxito, publicitariamente hablando, de la marca para la cual trabajan y a pesar que en la actualidad siguen surgiendo novedosos métodos para alcanzar la ansiada meta , hay aspectos nativos del marketing que se mantienen desde sus comienzos.

Por ello hablaremos de las reglas del marketing que nos sirven como base para crear cualquier campaña desde una con pequeños alcances hasta las más ambiciosas.

No podemos hablar de ellas sin tomar como referencia a Jack Trout y Al Ries quienes en su libro “Las 22 leyes inmutables del marketing” hablan del tema convirtiéndose en una referencia obligada cuando de estas leyes se trata.

Leyes del Marketing. 

Liderazgo: el consumidor recuerda con más facilidad quien es el primero que el mejor, y a eso se refiere esta ley, y si, aunque todos queremos que nuestra marca sea la mejor del mercado, como primer paso enfócate en ser el primero en ofrecer el producto o servicio.

Categoría: ¿Quieres adentrarte en una categoría de alta competitividad? ¿Crees que es imposible? No te preocupes, crea una propia donde puedas definirte como el primero.

Mente: el consumidor es siempre en lo primero que debes pensar antes que las ventas, por lo que concéntrate en ubicar tu marca entre las primeras de la mente del consumidor, luego de ello piensas en las ventas.

Percepción: normalmente las personas basan sus gustos en las percepciones que los demás les han contado a través de su experiencia, por lo que debes comprenderlas y adaptarlas a tus productos y veras el éxito llegar, a fin de cuentas tal como reza en el libro de Trout y Ries “El marketing no es una batalla de productos, sino de percepciones”

Enfoque: lograr que tu marca se posicione en el mercado a través de algo tan simple como una palabra o una frase es el sueño de todos. Allí es cuando técnicas como slogan toman posición, y es que si te dicen “Hay cosas que el dinero no puede comprar…” ¿No lo asocias directamente con una marca, un par de colores, un par de figuras? De eso se trata. 

Exclusividad: aunque compartas el mismo ramo, aunque sea tu competidor directo, nadie quiere parecerse, las cosas por las que la audiencia te reconozcan deben ser únicas y exclusivas de tu marca.

Escalera: ¿Qué peldaño ocupa tu marca dentro de la escalera? Depende de lo que comercialices será más larga o no la escalera, pero siempre es mejor ubicarte de cuarto en una escalera de 30 peldaños que ser el segundo en una escalera de tan solo 5 peldaños.

Dualidad: si realmente estás haciendo un buen trabajo de marketing la competencia eventualmente se convertirá en una carrera de dos, donde constantemente debes estar creando e innovando para no bajar de peldaño.

Opuesto: puede suceder que al crear tu marca ya exista una competencia con mucha solidez en el mercado; una buena estrategia será enfocarte en el público o en las cosas en las que a las que no se ha dedicado tu competencia.

División: transcurrido algún tiempo las categorías pueden dividirse, allí es cuando deben reforzar tus estrategias para no decaer en la escalera.

Perspectiva: piensa siempre en que a pesar de que puedas obtener resultados inmediatos, el marketing normalmente dará frutos a largo plazo por lo que debes tener en mente siempre a perspectiva del futuro.

Extensión de línea: reza el dicho que “Quien mucho abarca poco aprieta” se debe definir un target, pretender llegarle a todo el mundo puede ocasionar exactamente lo contrario y terminar sin llegarle a nadie.

Sacrificio: cada empresa tiene sus objetivos claros, estar en constantes cambios de líneas, productos o servicios puede sin duda confundir al consumidor.

Atributos: tiene que ver con la ley del opuesto, fíjate en el lado contrario de una marca de competencia directa a la tuya y sácale provecho a lo contrario de ellos.

Franqueza: de todo lo malo hay que ver el lado bueno, si tu producto tiene algo malo actúa y trabaja en ello para que sea un punto positivo.

Singularidad: con una sola estrategia bien pensada y trabajada obtendrás mayores y mejores resultados que con muchas estrategias menos idealizadas.

Impredecible: nadie sabe cómo serán las reacciones del consumidor tras tu estrategia, por lo que debes estar preparado para improvisar al momento que algo surja.

Éxito: en algunos casos el éxito es sinónimo de aumento de ego, por lo que con tan solo un triunfo no te dejes empañar por que puede ser el camino al fracaso.

Fracaso: no te hagas de ojos cerrados, identifica, reconoce y trabaja en las fallas para que estas no se conviertan en el fracaso total.

Sensacionalismo: los medios de información en especial en la actualidad pueden hablar más de la cuenta o exagerar las cosas, por lo que es necesario que evites grandes circunstancias de mal gusto si comienzas a trabajar en pequeños errores.

Aceleración: mantente actualizado y está al tanto de las tendencias del momento pero siempre pensado en las que pueden ser más duraderas en el mercado.

Recursos: el dinero mueve al mundo, y no es muy diferente en el caso del marketing, es necesario contar con los recursos económicos que permitan llevar a cabo las ideas.

No importa cuanto avance la tecnología, cuanto medios y conceptos sigan surgiendo siempre estas leyes del marketing serán de gran ayuda antes o durante el desarrollo de una estrategia publicitaria.

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats