El ser humano desde su esencia más pura es totalmente relacional, necesita ser aceptado, tener un círculo social y mantener relaciones interpersonales que le den la sensación de vida completa y plena, siendo incluso un eslabón clave dentro de la Pirámide de Maslow.

 

En base a estas necesidades nace el Marketing Relacional, un concepto en el mundo del mercadeo que deja a un lado el fin principal de solo conseguir clientes y vender para crear una relación cercana con el cliente, fidelizarlo y por ende esto traerá como beneficio un incremento en el alcance del público y las ventas.

 

Los resultados con este tipo de marketing no son instantáneos, ya que se necesita de tiempo para conectar con los posibles clientes, entender y atender sus necesidades priorizándolas incluso antes que las ventas.

 

Es necesario olvidar la presión de la venta de esta forma el usuario se vuelve más receptivo, capta mejor los mensajes publicitarios, se vuelve más intuitivo y así la marca se introduce en su mente de una manera mucho más sutil, una vez posicionado allí la venta viene por si sola y de seguro con mucha más fuerza.

Aspectos del Marketing Relacional.

 

Según Roberto Dvoskin  –Especialista en Marketing- para desarrollar una estrategia con el marketing relacional es necesario tener en cuenta tres aspectos.

 

 

  • Identificar al cliente: una tarea bastante ardua considerando que cada cliente debe tratarse casi individualmente en base a sus intereses, gustos y preferencias; sin embargo de manera global pueden agruparse en base a segmentos más amplios según sus inclinaciones.

  • Diferenciar al clientes: permite agrupar a los clientes en base a estos segmentos:

    • Frecuencia de compra.

    • Montos de compra.

    • Fecha de su última compra.

  • Interactuar con el cliente: cada cliente proporcionara una rentabilidad para la empresa distinta, por lo que es necesario identificar este aspecto para poder relacionarse e interactuar mejor con ellos.

Ventajas del marketing relacional.

 

Fidelización.

si el cliente se siente comprendido y satisfecho con el proceso de compra y la obtención del producto o servicio, te aseguramos que será un cliente duradero y que además recomendara la marca con su círculo social.

 

Experiencia.

Una vez que se tienen identificadas las preferencias de los clientes es posible tomar decisiones que conlleven a cambios dentro de la comercialización o que permitan afianzar aún más algunos productos o servicios que sean los del mayor interés colectivo.

 

Identificación.

Aun fidelizando con el cliente no todos tendrán un ritmo de compras idéntico, por lo identificando cuales son los clientes más potenciales podrás ofrecerle una atención aun mayor y mejor.

Formas de hacer Marketing Relacional.

 

Monitorización en redes sociales.

Mediante los comentarios, likes y menciones en las plataformas sociales podrás conocer lo que opinan los usuarios de tu marca, atender inconvenientes o dudas y crear relaciones cercanas que a fin de cuentas es el objetivo principal.

 

Correo post-días.

Una vez transcurridos algunos días después de la compra del cliente es posible enviarles un correo donde les ofrezcas asesoría y le pidas opinión acerca del producto o servicio.

 

Encuestas.

Siempre permiten conocer los errores, mejorar y nos acercan con los clientes dándoles la importancia que merecen.

 

Fidelidad.

Llevando a cabo programas que conecten y generen fidelidad con el cliente les mostraremos lo importante que son para la marca y a su vez disimuladamente les mostraremos la importante que es la marca para ellos.

 

El marketing relacional está muy conectado a la era digital, siendo el Inboud marketing y las redes sociales herramientas muy eficaces para conectar con los clientes, fidelizar y obtener mayores ventas que a fin de cuentas siempre será el objetivo intrínseco del marketing, recordando que la idea es siempre demostrarle al cliente que es en base a él y a su entorno que gira la marca.

 

 

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats