El contacto directo, sin intermediarios, es decir de Cliente a consumidor, es quizá la forma de venta más antigua que existe pero aún con el paso del tiempo sus bondades no han dejado de prevalecer para mantenerse en el tope de las tendencias del marketing esta vez denominada B2C.

B2C es un término dentro del marketing que nace de las siglas Business To Consumer, hace referencia a un modelo de negocios directo entre las empresas y el consumidor o cliente final. Como ya hemos mencionado es la manera de comercializar más remota que existe, sin embargo hace un par de décadas habían surgido otras formas con el uso de intermediarios o comerciantes al por menor quienes eran los encargados de llegar al consumidor final, técnica actualmente denominada Business To Business.

Sin embargo con la llegada de la era digital y las redes sociales, a partir de la década de los 90 el B2C ha vuelto a tomar protagonismo, ya que para los consumidores es mucho más fácil llegar a grandes empresas por vías online o e-commerce bien sea que se comercialicen productos o servicios.

Ventajas del B2C.

  • Disminución de costos del producto/servicio.

  • Mayor alcance geográfico de comercialización por medio de canales online.

  • Facilidad de compra, al poder hacerlo desde el lugar y hora que se desee.

  • Crear comunidad y fidelizar con tus clientes por medio de las redes sociales.

  • Incremento de la presencia de la marca dentro de la web.

Modelos de B2C.

Vendedores directos.

El preferido del consumidor por su facilidad y seguridad, se trata de aquellas tiendas en línea ya sean provenientes de grandes tiendas o de comercios más pequeños, donde el usuario elige y paga directamente su producto.

Intermediarios online.

A pesar que hemos mencionado que el B2C es un modelo de negocios sin intermediarios, en este aspecto online una empresa se encarga de la actividad publicitaria con su nombre y estrategias particulares, pero a la hora del usuario querer adquirir el producto o servicio es redirigido a la empresa matriz y es con esta con quien se hace la compra online.

Según publicidad.

En este modelo una página web ofrece espacios publicitarios a empresas para promocionar sus productos o servicios, el usuario si se encuentra interesado por el aviso ingresa directamente al portal de la empresa raíz, y allí podrá comprar lo que desee.

Según la comunidad.

Las redes sociales y su publicidad segmentada por edad, sexo, condición, gustos o ubicación geográfica son un excelente ejemplo, el usuario no obtiene ningún producto de la red, pero este sirve como canal de comunicación para llegar a la empresa.

Según una cuota de pago.

A cambio de un pago realizado de manera online, las empresas prestan un servicio igualmente por vía web del interés del consumidor.

En la actualidad el avance de la tecnología ha permitido manejar con más éxito el Business To Consumer como estrategia de éxito, desde los cambios de comunicación que han surgido con respecto a los clientes para tener más cercanía con ellos, la facilidad y seguridad que brindan a la hora de realizar el proceso de compra vía web hasta las metodologías de entrega de los productos, como es el caso de las empresas que ya hacen uso de drones para la entrega de su mercancías impulsan que el contacto directo de la empresa con el consumidor sea más favorable, evitando el protagonismo de los intermediarios, aun cuando existen modelos de negocios como el B2B que favorezcan estos roles.

En estos días la idea de solo satisfacer la demanda ha cambiado un poco, para dar pie a la humanización de la marca y la cercanía con el cliente, un objetivo que se puede alcanzar fácilmente si planteas el B2C dentro de tu plan estratégico de marketing.

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats