Todas las cosas animadas y no aminadas que habitan el planeta terrestre poseen una estructura desde unas muy simples hasta otras bastantes complejas; un simple lapicero, un zapato, una logotipo, una página web y por supuesto el cuerpo humano poseen una estructura anatómica, este último claro está con una de las más complejas que existen.

Las marcas no son la excepción, todos los componentes que forman una marca pueden ser comparados con las partes del cuerpo, en las que por medio del símil –comparación- puede adaptarse a una estructura anatómica.

Cerebro- Estrategia.

¿Se puede comenzar cualquier proyecto sin un plan estratégico inicial? Por supuesto que no, es por ello que esta parte es una de las más fundamentales de la marca, al inicio de su concepción debes crear una planificación estratégica que te permita estudiar el mercado, el público, la competencia, los productos, la publicidad, etc. Es el primer paso al éxito.

Ojos- Visión.

¿Dónde te visualizas?, ¿A dónde quieres llegar? Son preguntas trascendentales para tu marca que podrás responder muy fácilmente si tienes una visión concreta de tus proyectos, ve por partes si bien soñar en grande es una clave del éxito, nadie ha llegado a la cima sin haber escalado la montaña.

Oídos- Reputación.

Lo que piense la gente de tu marca será lo que te posicione dentro del mercado, escuchar y retroalimentarte de lo que dice sea positivo o negativo te permitirá seguir con tu plan estratégico o reforzar los puntos débiles que tengas y es la reputación es como las dietas, es más fácil construirla que mantenerla; así que tus oídos siempre tendrán que estar en funcionamiento.

Nariz- Análisis.

Como un canino, siempre deberás estar “olfateando” tu alrededor tanto a tus competidores como a tus consumidores para saber que aun sigues dentro de la línea correcta y adaptado a las necesidades del mercado.

Voz- Comunicación.

Toda marca define desde sus comienzos su tono de voz, este está compuesto por los valores, la personalidad y el mensaje que desea transmitir la marca, una vez que lo definas será fundamental ya que estará presente en todos los mensajes internos y publicitarios que quieras transmitir, deberás siempre mantener el mismo tono de voz para consolidarte dentro del mercado y la mente del consumidor.

Sonrisa- Confianza.

La sonrisa en la vida es el sinónimo de muchas cosas positivas: alegría, atención, confianza, cercanía y muchas cosas más. En una marca no deja de ser un factor importante, por medio de esta fidelizaras con tus clientes al mostrarle tu transparencia y honestidad, tanto en los servicios/ productos como en la atención de tu personal.

Brazos- Alcance.

¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Cuál es tu público objetivo? Una marca bien posicionada define desde sus principios hasta dónde quiere llegar, pensar que a todo el mundo en todos los lugares, es una idea demasiado ambiciosa que termina pasando factura. Lo mejor es definir tu nicho o público objetivo, estableciendo rango de edad, sexo, profesión, posición económica, gustos, preferencias, etc; según sea el caso y las necesidades de tu marca. Y en base a ello establecer tu alcance con estrategias publicitarias que te permitan hacerlo con mayor facilidad y éxito.

Manos- Creatividad.

“Manos a la obra” una frase que representa la acción y no es la excepción en la anatomía de tu marca, con las manos materializamos la creatividad por medio de ideas jugosas que nos diferencien de la competencia aun cuando comercialices el mismo producto/servicio.

Pies- Posicionamiento.

¿En qué lugar del mercado estas parado? Con los pies de tu marca responderás el posicionamiento que tiene ella con respecto al mercado en el que compite, una vez encontrado tu lugar la idea es quedarte allí y fortalecerte mediante tus cimientos.

Ropa- Imagen.

¿A quién no le gusta verse bien? También será el caso de tu marca, como dicen la publicidad es lo que vende, así que si tienes una imagen profesional, creativa y bien constituida le brindaras estatus a tu marca, las personas la percibirán como profesional y tendrás muy buena impresión en el mercado.

Corazon- Pasión.

Por ultimo pero no menos importante, todo lo que hagas con pasión tendrá mayores probabilidades de existo, que no te mueva solo la acción de trabajar, haz las cosas porque realmente quieres hacerlas y eso se lo reflejaras a todo lo que represente tu marca.

 

De manera general estas son los componentes de la anatomía de una marca, cada una de estas partes son fundamentales y necesarias para tu empresa, irán surgiendo poco a poco pero a mediano plazo ya debes tenerlas todas en tu estructura para consolidarte mejor como marca.

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats