¿Te imaginas un segundo del día sin sensaciones? Es perfectamente imposible, no existe, no hay ni un solo segundo de nuestras vidas en el que nuestros sentidos, o al menos uno de ellos, no esté en funcionamiento.

Es de eso precisamente de lo que se quiere aprovechar y sacar partido el Marketing de sensaciones, olfato, tacto, gusto, vista, oído son los cinco sentidos que en condiciones normales todos los seres humanos poseemos y podemos disfrutar de ellos en el momento que deseemos.

Científicamente está demostrado que los sentidos nos evocan recuerdos consientes o subconscientes, incluso algunos muy lejanos de nuestra niñez que conscientemente no somos capaces de discernir pero que con solo oler, degustar,… nuestra memoria va directo a ellos.

Por ello en el Marketing de sensaciones busca enganchar la marca en la mente del consumidor por medio de uno o más sentidos que el cliente asocie con la empresa y que perdure en su memoria a través del tiempo, logrando el objetivo estrella de los últimos años: fidelizar.

Ventajas del Marketing de sensaciones.

  • Crea recuerdos memorables de la marca, producto o servicio en la mente del consumidor.

  • Ofrece sensaciones auténticas.

  • Otorga un posicionamiento especial de la marca con respecto a sus consumidores.

  • Fideliza con los clientes de manera perdurable.

  • Incentiva a las ventas.

Los cinco sentidos.

Vista. El sentido más preciado de las personas.

Considerado como el sentido más valorado por todos a nivel mundial, muchas veces las personas prefieren ver que sentir u oír, sobre todo en el área del marketing, prueba de ellos es la frase bien aceptada mundialmente: “Una imagen vale más que mil palabras”. Es también conocido como marketing visual, el color, la tipografía, las imágenes, los videos; todos estos son aspectos que consumimos por la vista y que las empresas les dan una importancia bastante alta a la hora de publicitar tomándolo en cuenta de primero antes que otros sentidos, porque dicen que el 90% de la información que nuestro cerebro procesa viene de la vista.

Oído. Una motivación cerebral “imperceptible”.

Nuestros días se acompañan de melodías, y estas nos generan ciertos estados emocionales sin que siquiera estemos conscientes de ello. Por esta razón las tiendas y las marcas apelan a canciones para inducir las compras, si nos sentimos placenteros y a gusto o nos identificamos con la canción de un infomercial de manera tal que este “pegada” en nuestra mente durante todo el día, es de seguro que querremos adquirir un producto o servicio de esta marca; esta técnica es conocida dentro del mundo del mercadeo como Marketing Auditivo.

Gusto. El deleite en tu paladar.

Uno de los sentidos más difíciles de aplicar dentro del marketing creativamente hablando, es de aquellos al que no podrás apelar por medio de una imagen, una publicidad BTL o ATL, mucho menos a través de las redes sociales. Así que se da estrictamente en el punto de venta con una degustación del producto, en donde el cliente quede encantando con los sabores experimentados y además lo podrá asociar con el olfato, ya que son dos sentidos bien conectados.

Olfato. Olores que evocan recuerdos.

Los estudios han revelado que los olores evocan recuerdos cercanos o lejanos, el aroma de una buena comida nos puede recordar nuestra niñez cuando nuestra abuela nos cocinaba ese estupendo plato, el olor de un perfume nos conmemora el recuerdo de esa persona especial. Así que ¿Por qué no usar el olfato como una herramienta poderosa para recordar una marca? Luego de la vista es uno de los sentidos a los que más le está apostando el marketing en la actualidad.

Zapaterías, hoteles, tiendas de ropa, clínicas y por supuesto el cine son puntos de venta que han querido definir un olor propio para que sean recordados e identificados por el cliente. ¿Acaso quien no huele una palomita de maíz y la asocia directamente con el cine?

Tacto. Persuadir a través del tacto.

Al igual que el gusto, el tacto es uno de los sentidos más difíciles de aplicar dentro del marketing, mas no imposible; aun cuando es imposible ejecutarlo mediante la publicidad a distancia una vez que el cliente tiene el producto en sus manos es necesario experimentar la sensación del tacto para saber que es real y cuáles son las bondades que ofrece este producto al tocarlo, por ejemplo si hablamos de una prenda de vestir es necesario que esta sea suave, ligera y cómoda; pero si hablamos de una alfombra es necesario que esta posea una textura que haga que cumpla las funciones para la que está hecha.

Por estos tiempos el marketing sensorial es aún una herramienta en desarrollo, no es usada por mucha de las marcas, ya que resulta ser una técnica bastante individual para cada consumidor, no todos los sentidos evocan los mismo recuerdos en cada uno.

Sin embargo hay sentidos que ya tus productos pueden evocar en sí mismos, un chocolate, el algodón, las flores. Son productos que por supuesto ya poseen un aroma, textura, gusto especifico, que te será de ayuda para arrancar a partir de allí a explorar los demás sentidos para convertirlos en un sello de tu marca.

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats