Mucho hemos hablado acerca de la publicidad de tipo BTL, la adaptación al mercado y a las necesidades que esta ha tenido, pero no se puede ocultar que aun las formas convencionales de publicitar existen y que incluso siguen siendo las preferidas de muchas empresas.

 

Para hablar de ello existe un término que engloba toda esta técnica y se trata del ATL, por sus siglas en ingles Above The Line o “Sobre de la línea” en su traducción al español. Se define como una técnica de publicidad convencional en la que se pretende tener un alcance de audiencia mucho mayor, en medios de comunicación tradicionales, pero en la que además debe destinarse un amplio recurso económico.

 

Ahora podemos entender que la diferencia más simple entre BTL y ATL es su nombre, debajo y sobre la línea, pero ¿Cuál línea? Realmente esta línea imaginaria se refiere a los recursos económicos que hay que invertir para desarrollar cada una de las estrategias. Cuando hablamos debajo el presupuesto es mucho menor que cuando mencionamos sobre la línea.

 

 

Radio, televisión, prensa, revistas y publicidad exterior son los medios a utilizar para publicitar bajo esta estrategia, en la que a diferencia de otras técnicas no se hace un estudio tan exhaustivo y personalizado del target al que va dirigido.

Ventajas de la publicidad ATL.

  • Llega a mayor cantidad de personas, por los medios en los que se publicita.

  • Permite comunicar un mensaje claro  directo con gran posibilidad de inserción de la marca en la mente del consumidor.

  • En algunos casos permite una interacción directa con el usuario.

  • Mejora el posicionamiento de la marca en el mercado.

Desventajas de la publicidad ATL.

  • Requiere una alta inversión económica, al tratarse de medios costosos de publicitar y en los que además se requiere de una producción extra especializada.

  • No existe una personalización con el consumidor, por lo que no hay una clara segmentación del público objetivo.

  • El feedback no es inmediato con el espectador.

  • Las métricas de los análisis de resultados resultan mucho más difíciles de medir.

Todas las formas de publicidad que al verlas consideramos “normales” es decir, a las que estamos acostumbrados y que aunque tengan una presencia importante en su mensaje, musicalización o conceptualización, la creatividad está presente en niveles habituales y que realmente no nos generan ese factor sorpresa o “¡Wow!” al verla, es catalogada como publicidad de tipo ATL.

Y aunque por supuesto no estamos negados a esta técnica y a los notables beneficios que desde hace décadas ha aportado a las marcas, no debemos desconocer que vivimos en una nueva era que cada día evoluciona más y trae consigo significativos cambios provechosos para hacer publicidad de nuestra marca, producto o servicio.

Así que si eres amante de lo convencional sigue con ello, pero no te niegues al hecho de adaptarte a lo más novedoso que si bien puede ser un mundo desconocido para ti, lo que si podemos asegurarte es que te brindara igual o más beneficios que las estrategias tradicionales.

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats