La competencia juega un papel importante para las marcas, son la referencia que deben tomar como ejemplo, inspiración –lo cual no debe confundirse con hacer una copia de esta- o mejorar los aspectos necesarios para nosotros sobresalir ante el mercado.

Ante cualquier proceso de marketing uno de los aspectos a analizar es el estudio de mercado y tu posición frente a tus competidores directos.

Es en base a esta necesidad se da un término dentro del marketing que se refiere al conjunto de técnicas que permiten el estudio y análisis de la información, productos o procesos de marcas que representen tu competencia directa o indirecta, teniendo como intención tomar los conocimientos, detectar las fortalezas en la búsqueda de la mejorarlas y convertirlas en propias para tu marca. Conocido como benchmark o benchmarking.

Es importante aclarar que por nada del mundo debe confundirse con una copia o espionaje de tu competidor, la idea fundamental es solo tomar puntos de referencia que te permitan mejorar tus capacidades o procesos dentro de la marca.

 

 

Tipos de benchmark.

Esta técnica puede aplicarse dentro de cualquier área departamental de una empresa, siempre y cuando se establezcan objetivos claros y que se diferencien de un área que de otra.

Interno.

Aun cuando se denomina dentro del benchmark, realmente no coincide con la definición propia de una comparación externa, sin embargo en este tipo lo que se establece es la comparación de dos áreas dentro de la misma marca, es decir de dos departamentos, para establecer cual está teniendo estrategias más exitosas.

Genérico.

Aquí no es necesario que el estudio sea de tu competidor directo, puedes tomar como referencia empresas líderes en el mercado que no tengan nada que ver con tu línea de comercialización y aun así tomar como ejemplo las acciones que las han llevado a convertirse en referencia dentro del ámbito empresarial.

Directo.

El objetivo por definición clásico del benchmark, pero por ende el más complicado de llevar a cabo. En este analizas la información de tus competidores directos, bien sean los productos, servicios o estrategias para compararlos con los tuyos y así definir tus fortalezas o debilidades con respecto a ellos.

Por supuesto ninguna empresa comparte su información con sus competidores, ni siquiera con sus consumidores, por lo que es allí cuando se convierte en una ardua labor en la que muchas veces se necesita un equipo especializado en el área para estudiar y analizar los datos con la observación.

Competencia latente.

Para este caso se analizan empresas que compartan tu línea de comercialización pero resultan no ser competidores tan directos con respecto a tu marca, ya que, las dimensiones de alcance, éxito, comercio etc son distintas. Regularmente sirve como un punto de referencia para medianas o pequeñas empresas.

 

 

 

Ventajas del benchmark.

  • Permite realizar un análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) de nuestra competencia y de tu propia marca. –Conoce más del análisis FODA en nuestro artículo https://guelaguetzaonline.com/2018/04/16/analisis-foda/

  • Amplia los conocimientos del sector y posicionamiento de la competencia.

  • Te obliga a mantener la marca en constante actualización.

  • Establece estrategias de éxito para tu marca.

 

 

Pasos para hacer Benchmark

  1. Establece el área, servicio o producto que quieres analizar y mejorar dentro de la empresa.

  2. Determina las empresas que quieres someter a evaluación/comparación, teniendo una lista de ellas, podrás establecer el tipo de benchmark a trabajar.

  3. Decide cuáles serán los métodos de recolección de datos para el análisis además de listar los factores más importantes para la marca, los cuales se convertirán en objeto de estudio.

  4. Analiza los resultados.

  5. Toma acciones y medidas según el análisis de resultados que te permitan mejorar los distintos procesos dentro de tu marca.

  6. Establece tiempos y metas para la ejecución tales acciones.

  7. Transcurrido el tiempo analiza tus propios resultados.

El benchmark suele convertirse en un ciclo sin fin por periodos de tiempo, es decir periódicamente debes hacer nuevos análisis bajo esta estrategia porque tanto tu como tus competidores harán constantes cambios dentro de todo lo que se refiere a la empresa, que debes volver a analizar, adaptarlo a tu marca y nuevamente medir tus resultados a ver si verdaderamente te está funcionando.

Como en la mayoría de las técnicas de marketing, la era digital es de gran ayuda para la medición de resultados y es que ya los análisis no se limitan solo a las áreas de producción o comercialización; por estos tiempos incluso puedes medir aspectos de marketing digital como redes sociales, SEO, presencia de la marca en la web, reputación de la marca online, etc.

El benchmark es una excelente estrategia que quizá has estado aplicando desde hace tiempo sin siquiera saber que tus acciones se definen dentro de un término de marketing.

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats