Nuestra vida está guiada por el círculo social, en muchas ocasiones actuamos conforme a las acciones de las demás personas sin ni siquiera pensarlo o realmente desearlo.

Esto se engloba en un fenómeno psicológico denominado Social Proof (Prueba Social en español), el cual de manera general puede definirse como el proceso que describe la demostración social, es decir el proceso en el que un individuo asume una elección en base a la decisión que un grupo de personas haya tomado, aun cuando esta no sea correcta o la mejor.

El mejor ejemplo para explicar este concepto es colocar dos productos en una estantería. Un producto al que llamaremos A y al otro B, supongamos que el A es mucho mejor, brinda mayores beneficios al consumidor y además es más económico; pero resulta que el producto B aun teniendo propiedades menos bondadosas que el A y siendo más costoso es el que las personas  están tomando de las estanterías al punto de hacerse una larga fila. Y llegas tú a escoger cual llevar y por el simple hecho de ver la fila asumes que el B es mejor sin estudiar sus propiedades y lo tomas.

Al tu hacer tal elección estarías actuando bajo el Social Proof solo por el simple hecho de dejarte llevar por la decisión de un grupo de individuos.

Es así como el marketing ha sido una de las disciplinas que más ha podido sacar ventaja de este concepto, convirtiéndolo en la capacidad de convencer y persuadir al usuario de consumir determinado producto o servicio sin importar las condiciones de este. Por supuesto no es una técnica que funcione para siempre, la primera vez puedes intentar “engañar” al cliente, pero una vez que este haya probado el producto sino queda satisfecho con los resultados seguramente no volverá consumirlo así vea una larga fila tras él.

Tipos de Social Proof.

Recomendaciones de personajes famosos.

Estamos acostumbrados a que lo que nos recomiendan los artistas debe ser lo mejor simplemente porque ellos lo dicen o lo han probado, lo mismo pasa con los influencers y aunque en la mayoría de las veces tienen la razón también debemos estar conscientes que en algunos casos se trata de simple patrocinio.

Testimonial.

Mucho más veraz y creíble para nosotros, en este caso las demás personas nos hablan a través de su experiencia contándonos cómo ha cambiado o mejorado su vida ese producto o servicio y al ser personas tan cercanas a nosotros el factor duda es mucho menor, ya que no han recibido ningún beneficio por dar su testimonio.

Cantidad.

Como en el caso que ejemplificamos, en este grupo nos dejamos llevar por la cantidad de personas tras una fila, el número de consumo, etc. Siempre pensando en cantidad más que en calidad.

Valoración.

A diferencia del testimonial que casi siempre habla del éxito una valoración debe ser escrita con sentido común pero no siempre debe tratarse de algo positivo, bien puede ser una valoración negativa o neutral todo depende de la experiencia del consumidor.

Maneras de ejecutar el Social Proof.

  • Destaca los productos/servicio s para darles más popularidad.

  • Da un espacio a los consumidores para dar una valoración a lo que comercializas.

  • Haz uso de expertos o influencers para publicitar.

  • Muestra las marcas para las que has trabajado o con las que te has aliado, esto aumenta tu popularidad y le da confianza al público.

  • Crea campañas publicitarias con el uso de testimoniales, técnica muy en tendencia en los últimos años.

  • Hazle saber tus números de ventas a los clientes, bien dicen que no todo el mundo puede estar equivocado a la hora de consumir tus productos/ servicios.

De todas las herramientas que existen dentro del marketing el Social Proof sin duda es una de las más persuasivas, se han logrado grandes cosas con solo evaluar el comportamiento de los grupos sociales para convertirlos en algo positivo para tu marca.

Lo que si nos importa recalcar es que tampoco se trata de una estafa o engaño para el cliente haciendo que consuma algo que no está en los estándares adecuados o que no tenga la calidad esperada, simplemente se trata de convencerlo a través de distintas técnicas, ya que, quizá anteriormente estaba casado con cierta marca al punto de no voltear a ver los demás productos o simplemente la desconocía.

 

 

Redes

SÍGUENOS:
Share via
web stats