Diariamente la web proporciona a los usuarios un innumerable número de resultados e información concerniente al BTL, pero como es de esperarse aun cuando la mayoría reman en la misma dirección podemos encontrar autores que con muy buenas teorías discrepan de lo común y tienden a confundirnos.

El Below the Line esconde muchos secretos y a su vez mitos y realidades que te develaremos a continuación.

MITOS.

Todo lo creativo es BTL.

No es secreto que en anteriores oportunidades hemos mencionado que uno de los factores más importantes para hacer tu campaña BTL es la creatividad, sin embargo este concepto no debe limitar a las demás estrategias de marketing. Recordemos que de hecho el 99% de las publicidades requieren de creatividad.

Además de ser creativo, el factor sorpresa, el mayor alcance y lo específico del mensaje son características que sí son exclusivas del BTL y que no siempre se encuentran en otras estrategias.

Repetición.

Con la publicidad en medios convencionales (radio, televisión) o incluso medios digitales (redes sociales) está demostrado que hace falta que un mensaje sea repetido de una o varias modalidades para que sea efectivo y cale en la mente de las personas.

Eso no sucede en el BTL, donde regularmente los elementos están dispuestos en una zona publica, lugar en el que probablemente una persona pase solo una vez en su vida, pero la originalidad, la sorpresa y la interacción con los elementos hacen que el mensaje perdure en la memoria del usuario sin necesidad de requerir acciones repetitivas.

Costos elevados/ Costos muy bajos.

El concepto propio del BTL nos indica que debe ser un tipo de publicidad en el que se da un gran alcance de público objetivo con la menor cantidad de recursos; y ciertamente así lo es, una campaña BTL puede estar pensada desde un simple vinil lo suficientemente creativo como para lograr el objetivo, sin embargo esto no es exclusivo, para estos tiempos algunas marcas han decidido emplear un mayor número de recursos económicos para la creación de elementos gráficos que dispondrán en los lugares previamente seleccionados.

Evidentemente aun con la inversión un poco mayor en algunos de los casos este gasto aun no alcanza los empleados en un tipo de publicidad ATL, de medios convencionales.

Construye marcas.

Falso, el BTL no es una estrategia que se utilice cuando una marca está comenzando de cero. Cuando se decide emplear este tipo de publicidad es para posicionar la marca en la mente del consumidor y hacer que este interactúe directamente con esta no para construirla.

Otros medios y otras estrategias serán las ideales si tu meta es a penas la construcción de tu marca.

Alcance masivo.

Ciertamente el éxito de esta estrategia no se concentra en el gran número de personas que se alcanza con ella, si tu objetivo es llegar a la mayor cantidad de usuarios definitivamente esta no es tu estrategia.

Pero esto no es del todo malo, porque si bien no tienes más alcance que con publicidades de tipo ATL, el segmentado numero al que llegaras será ideal y preciso para lograr la meta de posicionarte en la mente de ellos pero también en la recomendación que estos darán con su círculo social.

Todo lo externo es BTL.

Andando por la calle son miles de las publicidad en diferentes modalidades que nos podemos encontrar y no existe mito más grande que pensar que todo eso por el simple hecho de estar en un espacio externo es BTL; la mayor característica que los separa de ser y no ser es el costo, aunque ya dijimos que el BTL no necesariamente está construido con dos pesos, si su prepuesto es exageradamente alto automáticamente deja de estar “por debajo de la línea”.

REALIDADES.

Nuevos clientes.

El BTL no construye marcas pero si es excelente cuando quieres captar nuevos clientes. Los medios y estrategias que se usan en esta técnica son ideales para llamar la atención de nuevos espectadores que hasta el momento desconocían la marca pero que un día sin pensarlo transitaron un lugar y se encontraron con la creatividad hecha acción.

Mensaje directo.

No existen las dobles interpretaciones o la mala comunicación del mensaje con el BTL, si la estrategia está bien pensada para funcionar bajo esta técnica, el contenido será preciso para los usuarios y la información es sencilla: conoce la marca y sus beneficios.

Facilidad en el análisis.

Puede que imaginar una campaña de BTL sea creer que será una tarea difícil medir sus resultados de interacción, éxito o alcance y realmente es todo lo contrario. A diferencia de otras técnicas con personas especializadas en el tema resulta bastante fácil analizar los números de tu campaña.

Medios digitales.

Hasta hace al menos una década era impensable asociar el BTL con los medios digitales y aunque en la actualidad no es tanto el uso que se le da por la vía online, si hay casos de éxito demostrados que el Below The Line ya ha acaparado nuevas formas de interacción.

A simple vista nos damos cuenta que son más los mitos que las realidades dentro del asombroso mundo del BTL, pero siempre es importante seguir educándonos y adquiriendo conocimientos de esta interesante técnica de marketing.

Share via
web stats