Todo en la vida tiene su lado bueno y su lado malo, este último suele convertirse en un tema tabú del que las personas prefieren no hablar.

Y el marketing digital no es la excepción, la mayoría de las veces hablamos de todo el mundo mágico y maravilloso que tiene para ofrecernos pero y de lo no tan “bueno” ¿Quién nos habla? Aunque lo negativo no son nuestros temas de frecuencia hoy te hablaremos del Black Hat SEO, ese lado innombrable dentro del Search Engine Optimization, porque estando al tanto puedes evitarlo y saber cómo tratarlo.

Así pues entendemos el Black Hat SEO como el conjunto de técnicas o prácticas que buscando resultados exitosos y fáciles rompen el margen de las normas establecidas por Google como principal motor de búsqueda a nivel mundial.

En múltiples ocasiones los propietarios de sitios web se ven tentados por la idea de obtener mayor cantidad de visitas en su portal sin importar si para ello deben caer en prácticas ilícitas y agresivas, en otros casos hay páginas que aun sin saberlo llegan al oscuro hueco del Black hat.

Hay quienes subestiman el poder y la inteligencia de Google creyendo que nos les será fácil descubrirlo, pero créenos cuando te decimos que es más el tiempo que el programador o especialista invertirá ejecutando las técnicas maliciosas que el tiempo que le toma a Google descubrir estas tácticas y casi inmediatamente comenzar a penalizarte en la lista de posiciones o incluso desaparecer tu página de los resultados.

Técnicas de Black Hat Seo.

Keyword Stuffing.

En el buen SEO o White Hat SEO hemos hablado de los Keywords, esas palabras claves que se usan a lo largo de un texto o en los metatags, refiriéndonos a que no debe hacerse un uso excesivo de las mismas porque incluso eso podría penalizarlo Google.

A esto se refiere el Keyword Stuffing, una palabra debe ser repetidas durante algunas veces a lo largo de un texto pero no de manera redundante y aunque no hay una ley que nos indique exactamente cuántas veces puede repetirse a la hora de redactar se debe tener presente la prudencia.

No caigas en trucos fatales como la repetición de palabras claves empleando un color que sea imperceptible para la lectura pero si para Google, porque esto también es penalizado.

Spinning.

Portales web han optado por reescribir sus artículos haciendo ligeros cambios en el orden de las frases o posiciones del texto, si bien se sabe dentro del mundo del marketing digital que esta es una de las técnicas que a Google le cuesta más identificar  también sabemos que no es imposible, en vista de ello ya se han creado algoritmos y programas especializados en la materia.

Recuerda que la premisa de Google es crear contenido único y de valor para el usuario.

Cloacking/ Backlinks negativos.

Una de las más vigiladas por Google, se trata del re direccionamiento una vez que un usuario decide ingresar a un sitio web este es conducido a otro sin aviso, y en muchos casos sin siquiera compartir algo en la temática.

Los maliciosos que emplean esta técnica creen haber sido inteligentes a la hora de diferenciar cuando se trata del ingreso de un humano al de un robot, pero lo cierto es que Google siempre va un paso adelante y ya es capaz de detectar el ingreso en ambos casos.

Las amenazas están por doquier en este amplio mundo de la web y aunque defenderse no siempre es fácil con un equipo especializado o incluso con la ayuda de las herramientas que el mismo internet nos proporciona podemos defendernos de estos ataques.

No todo es malo siempre y cuando se tenga conciencia de cómo se usan las cosas; no intentes engañar a una marca que esta muchos pasos delante de los que creen ser brillantes cuando de malicia y Black Hat se trata.

Share via
web stats