Reiteradamente hemos hecho énfasis en la revolución que ha causado el internet en nuestras vidas, la forma de comunicarnos, los estudios, la salud, el entretenimiento y muchos otros ámbitos de nuestra vida diaria, por supuesto las finanzas nunca han sido la excepción pero por estos días esta área se ha revolucionado mucho más.

¿Has escuchado hablar del Blockchain? Es una palabra que cada día se escucha con más frecuencia y que ha llegado para revolucionar el mundo de la economía y la tecnología.

Blockchain significa cadena de bloques y se trata de un sistema de codificación para toda la información que respalda a una moneda virtual, siendo así nace prácticamente a partir de la aparición del bitcóin. Al estar encriptada brinda una total seguridad para las plataformas digitales y es capaz de registrar todas las entradas y salidas en principio de dinero, pero ya se ha estado adaptando a muchos otros campos.

Parte del éxito del Blockchain se debe al desapego absoluto que tienen por los intermediarios, normalmente para cualquier transacción bancaria que se quiera hacer, el emisor debe acudir al banco o a las plataformas digitales del mismo para realizar un deposito, este envío de dinero se hará de la forma y cantidad de tiempo que sea establecido por los entes bancarios, para lo que seguidamente el receptor debe acudir a su banco y/o esperar que este se haga efectivo, nuevamente exponiéndose a las condiciones que establezcan los bancos de ambas personas, poniendo su confianza en que estos lo harán de manera segura, lo que regularmente es así.

Cosa distinta sucede en el Blockchain donde la figura intermediaria desaparece, para colocar a las personas intervinientes como protagonistas de sus propias decisiones y transacciones. A su vez demás personas representados a través de nodos son quienes se encargan de verificar los procesos realizados, mismo que quedaran registrados como bloques en un libro de cuentas virtual.

Siguiendo con los ejemplos en el caso del Blockchain una persona que quiere enviar dinero, hace la transacción y avisa a los nodos (usuarios en línea) que quiere hacer dicho envío, estos verifican que exista la capital para poder hacerlo y lo aprueban para que el receptor finalmente tenga el dinero en su cuenta, esto quede registrado y sin ninguna forma de poder eliminarlo en el libro de registros, lo mejor es que todos los procesos de realizan desde el total anonimato.

 

Blockchain dentro del Marketing.

Los beneficios de esta técnica para con el marketing no han tardado en llegar, y es que se ha encargado de resolver el inconveniente más grande de los usuarios al comprar en línea: la desconfianza. Si, las personas cuando deciden hacer una compra por internet se enfrentan a una gran incógnita ¿Está protegido mi dinero? ¿El producto será original?

Probablemente esta última pregunta no la puedas asociar muy bien al Blockchain pero si, hasta eso se puede con esta fabulosa técnica. Los usuarios pueden estar al tanto de toda, TODA la información de un producto, desde el momento de su fabricación hasta su comercialización aportándoles total seguridad a sus consumidores. Ya hay marcas que cuentan con el sello Blockchain y esto sin duda es un gran avance para decirle adiós a la falsificación.

Como lo dijimos en un principio el Blockchain ha llegado además de para quedarse para renovar y mejorar muchos aspectos de la cotidianidad, no solo el envío de dinero o la verificación de la originalidad de un producto; incluso contratos y acuerdos pueden hacerse por medio de esta vía, para decirle adiós a las palabras que se las lleva el viento o a los papeles que pueden “desaparecerse”.

Obviamente aun la población mundial no se adapta a este proceso y es una pequeña minoría quien ya está trabajando en estas cadenas de bloques, sin embargo sus beneficios son tantos que se espera que en no más de 10 años todos estemos cautivados por la fiebre del Blockchain y decidamos hacer casi cualquier cosa por este medio.

Share via
web stats