Los objetivos de los desfiles de moda han cambiado desde su origen hasta nuestros días, anteriormente la meta se centraba únicamente en dar a conocer un diseñador o una nueva firma, invitar a los clientes habituales y mostrar el derroche de imaginación reflejada en prendas de vestir.

Ha pasado el tiempo y estos elementos aún se mantienen en vigencia, pero con algunas transformaciones, el marketing se ha incluido en todos y cada uno de las presentaciones, ya no solo se quiere mostrar las prendas que entraran en tendencia en la próxima temporada o invitar a personalidades importantes, ahora la publicidad y el mercado van explícitamente en cada una de estas presentaciones.

Y como sabemos que el marketing incluye un compendio de elementos que resultan atractivos y posteriormente rentables para todos las marcas, así también lo es en las altas pasarelas, las firmas como Victoria´s Secret, Versace, Channel, Carolina Herrera entre otras de miles, ya no solo se centran en los atuendos, la idea es hacer de estos eventos un show en general, comenzando desde la decoración, la iluminación, la temática y por supuesto la musicalización –ahora haciendo uso de presentaciones de artistas en vivo mientras desfilan- para desencadenar en una experiencia enriquecedora para todos los presentes.

Desde hace algunos años la cantidad de desfiles anual por marca se ha duplicado, ahora se puede contar con al menos 8 desfiles al año, lo que representa para las firmas una ardua labor de logística y organización de un equipo amplio de trabajo que comienza sus labores desde el mismo día de la conceptualización.

Es así como cada desfile comienza con una campaña de marketing, inicialmente con un término que se conoce como Save The Date, algo así como guarda tu día, se trata de la invitación que se le otorga a los invitados especiales con bastante tiempo de antelación debido a lo ocupadas de sus agendas, estas cada vez en formatos más particulares y originales que tienen que ver con la temática a desarrollar el día del evento.

Estas invitaciones por supuesto las reciben personalidades del mundo del espectáculo fundamentales para el desarrollo exitoso del desfile y en base a su importancia se le asignara los asientos que forman parte del Front row el dia del evento.

Aquí nada es el azar ni el evento en sí, ni las invitaciones y claro tampoco el Front row, pues en base a las celebridades que se inviten estas por medio de las redes sociales pueden generar un engagement perfecto para la marca, personalidades como Beyonce lo han demostrado cuando desde el día de la invitación comienzan a publicar contenido frecuente referente a esto en sus cuentas de redes sociales, lo que trae consigo inmediatamente el interés de sus seguidores por los desfiles a los que ha sido invitada; esto como un simple ejemplo entre los tantos que pudiéramos encontrar en esta industria.

Los finales de los eventos tampoco se quedan fuera de la organización del marketing, una vez que finaliza el desfile la lista exclusiva de invitados se reduce aún más para darle paso a una pequeña celebración conocida como kissing room, en donde nuevamente las sorpresas, la creatividad y la originalidad se hacen presentes para brindarles una experiencia más exclusiva para todos los asistentes, y evidentemente las redes sociales, la prensa y las páginas web vuelven a ejercer su mejor marketing por medio de publicaciones, entrevistas, fotografías etc.

Así pues es como de principio a fin las firmas de moda cuidan minuciosamente cada detalle, los invitados pudieran creer que todo ha sido cuestión de azar pero esta idea está muy alejada de la realidad, ya los protagonistas no son las prendas de temporadas, ahora el show en sí mismo es la figura principal buscando la cercanía con los usuarios, la creación de experiencias en la mente del consumidor y capacidad de que con cada evento sean más los seguidores y el reconocimiento de la firma, para que paulatinamente llegue la comercialización; es decir, ¡PURO MARKETING!

Share via
web stats