El tiempo no pasa en vano, las tendencias cambian, la moda evoluciona y los gustos varían, esto aplica también para las marcas, quienes deben o pueden refrescarse para otorgarles ese toque nuevo a todos sus consumidores.

Allí es cuando escuchamos hablar del Rebranding, como su nombre lo indica es una técnica de branding la cual nos habla de las acciones que ejecuta una marca para cambiar algunos elementos gráficos como identidad, colores, eslogan o incluso el nombre en donde ya estaríamos hablando de un rebranding más profundo. Todo esto con la intención de revitalizar la marca adaptándose a las necesidades actuales del consumidor.

Comúnmente las marcas a lo largo de su trayectoria van realizando cambios en su línea de branding, hay quienes deciden ser sutiles mientras otros apuestan a las grandes renovaciones, y ninguna de las dos opciones es mala siempre y cuando cada acción que implique el rebranding sea pensada con estrategia, teniendo en cuenta que la imagen de una marca es capaz de transmitir valores y compromisos, más aún cuando está firmemente posicionada en el mercado.

¿Cuándo hacer rebranding?

El momento lo decides tú, sin embargo podemos dividir los momentos en dos grandes grupos:

  1. Cuando como marca sientes que por estética necesitas una renovación para adaptarte a las nuevas tendencias, por lo general en esta clasificación los cambios suelen ser ligeros y sutiles.

  2. Cuando la marca se ha quedado estancada, no logra mantener el éxito, siente que se ha alejado de los consumidores y/o su reputación a desmejorado considerablemente, aquí los cambios suelen ser muchos más grandes incluyendo muy probablemente hasta el nombre en sus actualizaciones.

Tipos de Rebranding.

Estético.

 Desde la creación del diseño gráfico como técnica formal hasta nuestros tiempos las tendencias han sido muy cambiantes, razón por la que las marcas deciden aplicar cambios a su imagen por puras razones estéticas y de moda.

Target.

Hay imágenes que están concebidas para un grupo de target en específico, con el pasar del tiempo las marcas se dan cuenta que están abarcando un público mayor del que imaginaron en principio o que aunque no lo hayan alcanzado es lo que quieren lograr, por lo que deciden hacer renovaciones que sean aceptadas por otros géneros, edades, gustos o preferencias.

Necesidad.

En el momento que sienten que no han alcanzado lo que querían o que sus objetivos se han desvirtuado en el camino, hay marcas que apuestan a cambios ligeros o radicales para demostrarles a sus consumidores que no son como piensan y que aún pueden confiar en ellos.

Consejos para aplicar el Rebranding.

No existe la fórmula perfecta a la hora de hacer las renovaciones de tu marca, cada una se comporta como un ente totalmente diferente y estos cambios deben ir en respuesta  a las necesidades de cada una, pero de manera general te brindamos valiosos consejos para comenzar a aplicar el rebranding.

Investiga.

Sea cual sea la razón del porque has decidido hacer los cambios investiga e infórmate de las tendencias de diseño para decidir cuáles son las que se pueden adaptar a tu marca.

Analiza tu competencia.

Como siempre hacemos énfasis en que no se trata de copiar pero si dejarte llevar por las acciones que a tu competencia le han funcionado en cuanto a branding se trata.

Estudia a tus consumidores.

A fin de cuentas todos los cambios son por y para ellos así que tu tarea será indagar en sus gustos y preferencias para brindarle lo que ellos realmente esperan y necesitan.

No te desvíes.

Aun cuando los cambios sean necesario no desvirtúes los valores y metas de la marca, sigue transmitiendo esto pero con otro tono y otra forma.

Arriésgate.

Sin que hayas publicado tus cambios arriésgate a que cualquier idea puede ser buena y con tu equipo de trabajo atrévete a probar nuevas opciones, después escogerás cuál es la mejor.

Escucha.

Ya habiendo lanzado al  mercado tu rebranding aprende  escuchar la opinión del publico si realmente tu estrategia no salió como esperabas siempre hay oportunidad de echar marcha atrás o de seguir haciendo cambios en la búsqueda del éxito.

Es muy difícil imaginar una marca consolidada que a lo largo de su trayectoria no haya aplicado aunque sea un ligero cambio en su branding, desde una actualización en su tipografía, cambios en los colores corporativos o eliminación de elementos para lograr algo mas minimal es parte de lo observado dentro del rebranding, claro está que hay firmas que han fracasado en su intento teniendo incluso que volver a su antigua imagen pero en la mayoría de los casos los refrescamientos han calado muy bien en la mente de los consumidores transmitiendo nuevos mensajes.

Share via
web stats