En la actualidad hay empresas que apuestan por la desaparición en lo más que sea posible de las jerarquías, un organigrama lineal donde no existan superiores y cada quien desempeñe sus tareas de forma correcta.

Sin embargo para otras tantas marcas es necesario figuras de “poder” que se encarguen de la gestión de distintas áreas con la finalidad del cumplimiento óptimo de las tareas por parte del equipo de trabajo.

En el marketing a esta figura se le conoce como CMO o Chief Marketing Officer, un nuevo concepto para una figura que quizá lleva mucho tiempo con cierto protagonismo y que antes podíamos conocer con el nombre de Marketing Manager, pero que sin embargo con este nuevo termino esta representación viene recargada y ahora podemos entenderlo como esa persona encargada de los procesos de Marketing de una marca, pero que además tiene como obligación ser líder de su equipo, gestionar las tareas, recursos y convertir las ideas de negocios en ventas que ayuden a monetizar los procesos ejecutados.

Este es el puesto soñado de todo experto de Mercado, por ende sus conocimientos en el área deben ser bastante altos pero además su empatía para ser líder juega un papel fundamental a la hora de que el equipo de trabajo se sienta a gusto y de esta manera logren engranar siendo mucho más exitosos los resultados de cada proyecto.

Un CMO debe estar involucrado en todos los procesos de marketing que se lleven a cabo, desde la conceptualización, pasando por la ejecución hasta el análisis de resultados, por supuesto este puede designar tareas a los demás miembros del equipo pero siempre debe estar al tanto de todos y cada uno de los pasos que decidan llevarse a cabo.

Funciones de un CMO.

Estudio/ Acción.

Existen muchos tipos de marketing y las técnicas de estos son aún más variadas, el trabajo inicial de un CMO es estudiar cuales son aquellas que más se adaptan a la visión, misión y objetivos de la marca. Desde medios tradicionales como publicidad ATL hasta otros más atrevidos como el BTL o los ya tan necesarios recursos de marketing digital.

Pero esta tarea no debe quedarse en el estudio, una vez definidas las técnicas viene la acción y con ello comenzar a instruir a tu equipo de trabajo en lo que quieres lograr.

Fidelizar/ Monetizar.

Fidelizar con los usuarios y aumentar las ventas de la marca, las dos cosas que todo accionista de cualquier empresa quiere lograr; en principio creerás que la primera no llevara a la segunda pero estas muy equivocado.

Una vez que te conectas con el usuario y logras esa tan ansiada fidelización las ventas vienen por si solas, son dos aspectos que hoy por hoy están súper conectados y que jamás deben olvidarse dentro de una estrategia.

Analizar.

Un CMO puede tener sus ayudas en cuanto a los análisis de los resultados obtenidos, sea con herramientas digitales o con personal humano capacitado, pero lo cierto es que es el quien en base a  estos estudios debe tomar las decisiones más importantes del presente y futuro de las estrategias de marketing.

Liderar.

Con un cargo tan importante no debes dejar atrás que es tu equipo de trabajo el que te ayuda en las tareas para llegar al éxito, por eso debes ser comunicativo y agradecido esto es lo que te convertirá en un excelente líder.

Los miembros del equipo deben estar enterados de todo (o de todo lo que puedan saber) y aunque debas vigilar e incluso corregir algunas tareas nunca olvides agradecerle y recordarle que todo lo que se logra también es gracias a ellos.

Gestionar.

Recursos económicos o humanos deben estar a la total disposición de un CMO, es el quien decidirá cómo gestionarlos y aprovecharlos para lograr el éxito deseado.

Innovar.

El agua tibia ya está descubierta, y también en el marketing son muchísimas cartas las que están sobre la mesa, sin embargo siempre es posible innovar aunque sea con detalles, y es precisamente la labor de un CMO dentro de todos los procesos que lleve a cabo.

 Por la experticia que se necesita para ejercer este cargo no es algo que caiga del cielo, por el contrario se necesita de una excelente formación y experiencia que con tu curriculum y referencias den fe que estas apto para ejercerlo. Por eso no importa si ahora tienes un cargo muy bajo, la constancia, el trabajo duro, la dedicación y la responsabilidad pueden llevarte a ser el próximo Chief Marketing Officer de la marca para la que trabajas, o quien quita, de tu propia marca.

Share via
web stats