El storytelling surgió hace años como una técnica que buscaba apelar a la emoción de los consumidores y conectar con ellos gracias a la narración de una historia, con este método una marca es capaz de expresar los valores y características que lo representan.

Sin embargo ha sido tan cambiante los gustos, preferencias y hábitos del consumidor que hasta técnicas como el Storytelling se quedaron cortas, contar una historia ya no basta, ya no es suficiente para esta demandante población y es por ello que se ha tenido que dar un paso más con la creación del Storyscaping.

Storyscaping: Stop Creating Ads, Start Creating Worlds/ «Storyscaping: deja de crear anuncios y empieza a crear mundos» un libro de Gaston Legorburu y Darren McColl fue el que dio paso en 2014 a este nuevo concepto. Consiste en una técnica que busca conectar las experiencias y valores de la marca hacia el consumidor, apelando a las más puras y sinceras experiencias emocionales donde el producto o servicio sea parte clave de la historia.

El storyscaping tiene la propiedad de ser multicanal esto permite que el consumidor atraviese la delgada línea de lo online y offline sin ni siquiera darse cuenta, valiéndose de múltiples escenarios para adentrarse en una historia que si bien es contada por la marca, puede en cualquier momento en convertirse en suya.

Características del Storyscaping.

Cambio de roles.

La costumbre nos indica que generalmente el trabajo de la marca es contar una historia y nuestro papel como consumidor es simplemente consumirla. Pero el storyscaping ha llegado para alterar eso, lo que se busca es cambiar el rol del protagonistas y que la importancia la tenga el cliente, por eso es la historia de ellos la que hay que contar al menos explícitamente, si bien la marca incluirá el producto y sus valores, el eje central de la historia debe concentrarse en la cotidianidad del consumidor.

Siempre hay más.

Una de las ventajas más destacadas de esta técnica es que no tiene fin, siempre hay más historia, siempre hay algo que contar. Y lo más conveniente es que de cierta manera estas historias a pesar de estar contadas en segmentos diferentes estén relacionadas entre sí, si algo le gusta a las personas es la intriga que puede dejar el final de un capitulo pero además hacer juego de su capacidad para descubrir en desenlace de todo.

Multicanalidad.

Ya lo mencionamos, es una herramienta que permite hacer uso de una variante de técnicas online, offline, BTL, ATL, para llegar al consumidor. Sus creadores lo definen como un espacio experiencial donde se desarrolla la historia. Así que es importante tener en cuenta las preferencias de consumo de tu público objetivo para determinar a cual estrategia debes inyectarle más fuerza.

Un producto puede no tener ninguna característica que destaque en sí mismo y entre sus competidores, pudo haber pasado desapercibido por años y los consumidores ni siquiera mostrar un ápice de interés, pero cuando se narra una historia verdaderamente interesante en torno a este producto las cosas cambian.

Numerosas marcas a través de la historia lo han demostrado, una vez que empieza la narrativa se recurre a los sentimientos que a fin de cuentas son los que mueven al ser humano y los cuales lo diferencian de una máquina, la situación es totalmente diferente.

En principio fue el Storytelling era el encargado de esta narrativa, pero ahora con el Storyscaping la historia ha revolucionado, se pasó de una narración plana a un entorno cargado de sentimientos que le permite al consumidor hacerse parte protagónica de la historia.

¿Quieres vender más? ¿Quieres perdurar en la memoria de tu público objetivo? ¿Quieres darle vida a tus productos/ servicios a través de una historia? Entonces comienza a aplicar en Storyscaping dentro de tu estrategia.

Artículos que te pueden interesar:

El Storytelling, cuenta tu historia con un video y conecta con los usuarios.

web stats