Cuando se habla
de Marketing Directo, segmentar es
una de las tareas fundamentales en la que las empresas giran sus esfuerzos,
gracias a esto se pueden crear campañas y/o estrategias que en teoría cumplirán
con las necesidades de un grupo clasificado.

Esta clasificación
puede hacerse bajo múltiples criterios (sexo, edad, condición demográfica, ingresos
económicos, hábitos de compra., etc) Todos estos adaptados a las condiciones de
la marca, producto o servicio y consumidor. Sin embargo como parte de las técnicas
existentes en el mundo del marketing podemos encontrar el RMF (Recencia, Frecuencia y
Valor Monetario)
como una de las formas de clasificación más simples y
efectivas, especialmente si nos referimos a una segmentación en la base de
datos.

De todas las herramientas de métricas, análisis y medición  que nos otorga el marketing el RFM es una de las más simples y es precisamente eso lo que ha ayudado en su camino al éxito, pues cualquier persona más o menos familiarizada con las medición de mercadeo está en la capacidad de segmentar a través de sus tres componentes, no se necesita de personal altamente capacitado ni de software con gran tecnología a diferencia de otras metodologías.

Recencia.

Este término hace
alusión al tiempo que transcurre entre la interacción de un cliente con la marca.
Estas pueden ser ingreso a la web, activación de promoción, compra, comunicación,
entre otros elementos.

Ejemplo.

Un cliente ingreso
a la web el día 15 de junio de 2019 y volvió al portal el 01 de julio de 2019. En
este proceso estaríamos hablando de 15 días de Recencia.

En base a estos datos podremos determinar qué tipo de contenido queremos hacerle llegar. Por ejemplo: promoción de cliente habitual, invitación a que refrese a fidelizar, etc.

Frecuency/ Frecuencia.

Se cuantifica el número
de interacciones del usuario con la marca, este valor debe tener cierta relación
con la recencia e igualmente en base a ello se generaran las estrategias para
el grupo de usuarios.

Ejemplo.

En un lapso de tiempo de tres meses el usuario ha ingresado a la página web un total de 5 oportunidades.

Money/ Valor Monetario.

Aun cuando
parezca que se refiere exclusivamente al dinero, no siempre debe ser así. Con este
elemento le damos valor a cada usuario, pero puede interpretarse de diferentes
formas.

Las sumas de interacciones que ha tenido con la marca a través de las diferentes plataformas digitales, así como también la suma en dinero que este ha adquirido en un lapso de tiempo a través de las compras electrónicas.

Beneficios del RFM.

  • Aumenta las probabilidades de conversión de un espectador a potencial cliente.
  • Permite brindar atención específica respondiendo a las necesidades de cada grupo formado.
  • Potencia las ventas de la marca.
  • Permite fidelizar con los clientes, pudiendo brindarle mayores beneficios que a otros grupos.
  • Admite tomar decisiones precisas enfocadas en aquellos grupos que no son tan habituales.
  • Fortalece los canales de comunicación entre la marca y el consumidor.

Con estos tres elementos
lo que nos permite el RFM es
segmentar a nuestros clientes a través del tiempo desde su última interaccione,
la frecuencia con que lo hace y el valor que cada proceso genera para con la
marca, de esta forma el equipo de trabajo especialmente el de marketing y publicidad puede a través de los grupos formados fomentar diferentes
herramientas que se adapten a las características de cada uno y con ello
fidelizar con los de habito frecuente, fomentar más compras o contacto con los
eventuales consumidores o retomar la comunicación con aquellos que no han
vuelto en un periodo de tiempo de mediano a largo.

web stats