Las redes sociales han representado un fenómeno del que nadie escapa, todas las generaciones en mayor o menor medida se han visto influenciadas por la evolución de la tecnología y el internet. Precisamente las plataformas sociales se han convertido para gran parte de la población mundial en un excelente medio para educar, entretener, formar, divertirse y pasar los mejores momentos de ocio.

De esta forma la palabra influencer ha comenzado a resonar en los últimos años, personas comunes sin ningún ápice de fama –al menos en principio- que decidieron hacer de las redes su entorno de vida con la gran capacidad de influenciar en las demás personas gracias a los temas en los que se desenvuelven.

Antes de continuar nos detendremos a aclarar el nombre de las generaciones y la edad que corresponden a cada una:

  • Baby Boomers: nacidos entre 1946 y 1964.
  • Generación X: nacidos entre 1965 y 1979.
  • Generación Y/ Milennials: nacidos entre 1980 y 1999.
  • Generación Z/  Centennials: nacidos a partir del 2000.
  • Generacion Tactil/ Alpha: nacidos luego del 2011.

Una vez entendido a que generación perteneces tu o el target al que te quieres dirigir nos enfocaremos en esta oportunidad en una de estas y es en los más pequeños de todos, la generación Alpha.

Con edades máximas de ocho años es la última generación de la lista, seguramente aquellos hijos de milennials que sin duda han nacido en una generación completamente digital, sus días transcurren en medio del total avance de la tecnología y es por esto que tanto para ellos como para sus padres –quienes son los que comienzan a involucrarlos en esto- las redes sociales también son una plataforma de arranque.

Y es como nace el nuevo fenómeno conocido como Kindsfluencer, se trata de aquellos niños pertenecientes a la generación alpha que han hecho de las redes sociales su forma de vida convirtiéndose en grandes influenciadores con capacidad de comunicar diferentes temas, estos suelen ser bailes, juguetes, alimentación, tutoriales y demás habilidades.

Las marcas y los kindsfleuncers.

Como el marketing jamás deja de aprovecharse de las buenas oportunidades, con los niños influencers también se ha dado espacio al patrocinio, pues las marcas han decidido unirse a esta generación para crear nuevos mensajes publicitarios dirigidos también a niños o en su defecto a sus padres.

Lo que no es un secreto es que las redes sociales en teoría deberían ser para niños mayores a 13 años e incluso para estos controles hay leyes federales, sin embargo los padres asumen la creación de las cuentas a su cargos fungiendo como administradores del contenido publicado por sus pequeños influenciadores.

Sin embargo las marcas también saben que hay un inmenso porcentaje de contenido consumido en redes sociales estrictamente por menores de edad, por lo que dirigen sus mensajes a este tipo de público cuando quieren patrocinar a través de un kidfluencer  ropa, juguetes, videojuegos, golosinas, etc.

Por supuesto tras el éxito que estos niños han conseguido cada vez son más los padres que deciden adentrarlos en este mundo y es que algunos sin ni siquiera saber hablar, expresarse con claridad o comenzar sus estudios escolares ya son capaces de comunicarse por estos medios digitales, dándole la posibilidad a las marcas de establecer análisis que los lleven a seleccionar quienes son los más adecuados para representarlos según a las temáticas que estos jovencitos se dediquen.

Además estos nuevos métodos de comunicación como lo son las redes sociales les permiten más libertades en cuanto a las edades y las formas de publicitar, pues por ejemplo la televisión tiene una serie de restricciones para el tipo de contenido que puede ofrecer un niño, la manera de hacerlo y la hora para transmitirlo; cosa que no sucede en YouTube, Instagram o Facebook, las dos primeras de las más utilizadas por los kidsfluencer.

Asombroso.

Con la boca abierta quedaras luego de que veas las asombrosas cifras que los kidsfluencer pueden cobrar por un patrocinio.

En los mejores casos $10.000 puede ser el monto mínimo que una marca decida pagar a un infante por su patrocinio, pero no es todo ya se registran casos en los que se ofrece entre $15.000 y $25.000 por ofrecer productos a sus seguidores, por supuesto todo depende de la influencia que tenga el niño en su cuenta: cantidad de seguidores, engagement, interacción, etc. Los más poderosos ya han generado ingresos de $45.000 por patrocinios de 60 segundos en videos de Youtube.

Claro está, si apenas estas comenzando en el mundo de los Kidsfluencer pasara tiempo para que comiences a ganar altas sumas de dinero, como siempre será cuestión de esfuerzo en adentrarte en el camino de las redes sociales para que finalmente llegues al punto de ser el niño codiciado por las marcas para publicitar.

web stats