El éxito de Netflix se ha conocido a nivel mundial, a pesar de que su fundación se realizó en 1997 no fue sino hasta hace algunos años que se convirtió en la plataforma de streaming preferida de millones de usuarios.

La amplia gama de opciones de películas y series de todo tipo y para todos los gustos hizo que cada día fueran más las personas que se interesaran por esta plataforma y con ello comenzaran a pagar sus suscripciones.

En los últimos años la popularidad ha dado pie a dar vida a sus propias creaciones y con ello darle distinción en cuanto a producción y calidad, sin dejar de lado la compra de grandes sagas y/o películas que se han convertido en iconos mundiales.

Sin embargo en los últimos meses todo ha cambiado, el valor de las acciones han bajado, la cantidad de usuarios ha disminuido y con ello se rumora la implementación de algunos cambios para sobrevivir a la crisis como lo son aumento de las tarifas, el límite de las inversiones, la inclusión d publicidad en sus transmisiones y/o el freno de nuevas producciones con firma propia, ya que se estima existe una deuda muy alta a causa de estas nuevas creaciones que no ha podido ser balanceada con las ganancias obtenidas.

A pesar de ello, expertos indican que Netflix es una industria tan estable que aun podría dar la pelea y mantenerse en el mercado, pero quizá no siga siendo el único rey del streaming; como ya sabemos actualmente existen otras plataformas que también decidieron unirse a esta tendencia, tal es el caso de Amazon Prime o HBO y la lista seguirá creciendo.

Y de allí parte lo que puede convertirse en la gran preocupación de Netflix, pues Disney ya anuncio la creación de su propia plataforma (Disney+)  y con esto sus mejores producciones como Marvel o Star Wars desaparecerían de Netflix para ser transmitidas por su dueño original.

Además el público espera el lanzamiento de uno que puede convertirse en otro gigante de la industria: Apple, una nueva opción de streaming a la carta que aun sin salir al ruedo ya en ansiada por muchos de los consumidores.

Quizá era obvio que en algún momento demás firmas querrían igualar o sobrepasar el éxito de Netflix que hasta hace poco se posicionaba como único y solido rey en la plataforma de streaming, pues este supo adaptarse rápidamente al cambio de la tecnología y las nuevas exigencias del consumidor.

Sin embargo Amazon, Disney y el mismo Apple se conocen por ser de las empresas mejor valoradas en el mundo y esto es también gracias a su evolución y su capacidad de crear proyectos que satisfagan las necesidades y gustos del público, el streaming no fue la excepción y por ello ya se anuncian como los grandes competidores. ¿Sera esto un verdadero motivo de preocupación para Netflix? O ¿De verdad no habrá nadie que le quite su puesto? Amanecerá y veremos, lo cierto es que será el público el más beneficiado de tener cada vez más opciones a la hora de entretenerse frente a las pantallas.

web stats