Con la aplicación de la Inteligencia Artificial en el Marketing muchos han sido los procesos que se han implementado con la finalidad de mejorar el posicionamiento de la marca, potenciar las estrategias publicitarias y/o fidelizar con el usuario.

Una herramienta que ha permitido englobar todos estos objetivos ha sido los Chatbots, softwares capaces de establecer tareas conversacionales con los usuarios de manera automática para dar cercanía entre las partes involucradas, estar al servicio por tiempo completo y ser capaces de resolver tareas sencillas sin la intervención del hombre, estos son muy utilizados en aplicaciones de mensajería como las de Facebook, WhatsApp, y demás chats web.

Sin embargo no todo es color de rosa para estos inteligentes amigos, a pesar de sus grandes capacidades los problemas puedes llegar especialmente si tu como operador no has definido bien una serie de objetivos previos, que acarrearan en el mal desenvolvimiento de los Chatbots.

A continuación te presentamos algunos de los errores más comunes que suceden con los Chatboot.

 

Autosuficiencia.

Hay tareas de marketing que con solo un poco de conocimiento previo se pueden ejecutar por sí mismo sin ayuda de un profesional, pero no todas son así y de hecho los resultados de cualquier estrategia publicitaria pueden verse reflejados en gran medida por la participación de un experto en el área.

Específicamente cuando se habla de Inteligencia Artificial y Chatbots la presencia de un profesional del tema es imprescindible, no es algo que puedas resolver por ti mismo con un simple tutorial de YouTube, porque de ser así el primer paso en esta técnica está mal dado.

 

Sinceridad.

No siempre que hablamos con un chatbots se nos es anunciado, pero está demostrado que en teoría debería ser una notificación que se haga en principio, pues si el consumidor entiende que está hablando con un robot y no con una persona puede dar más cabida a errores o falta de interpretaciones, pero si por el contrario cree que es un humano con quien habla y este no es capaz de entenderle se cae en la desesperación sin llegar a las posibles soluciones.

 

Falta de estructura.

A pesar de ser software inteligentes estos chatbots necesitan de una estructura y un contexto para dar posibles soluciones, a diferencia de lo que se cree no tienen la inmensa capacidad de resolver por sí mismos una situación, sino más bien están programados en base a algoritmos que gracias a la detección de palabras claves dadas por el usuarios estos están dispuestos a ofrecer una serie de respuestas.

Si tú como operador no le brindas este proceso estructural clave y específico a tu bot este muchas de las veces no sabrá como responder ante ciertas eventualidades y de allí las fallas con respecto a sus tareas.

 

Carencia de personalidad.

Si bien dijimos que en la mayoría de las ocasiones es necesario hacer saber al usuario que habla con un chatbot, no con ello se niega la posibilidad de darle un estilo personal que se asocie directamente con los valores y la misión de la marca; un nombre que lo identifique, un saludo particular, una despedida calurosa son elementos tan simples pero que le dan valor a la comunicación con el cliente y que te diferencia del resto.

 

No realizar las pruebas.

Dentro del mundo de la tecnología las pruebas o testeos como lo llaman los profesionales del área son una actividad clave que definirá el éxito de cualquier tarea, una vez que se finaliza el proyecto no puede ser estrenado sin cientos de pruebas que garanticen la correcta funcionalidad de cada paso.

No es un caso diferente para los chatbots, ante todo las pruebas de funcionamiento que darán fe de que todas las respuestas ante situaciones diversas serán dadas como la marca lo desea, pero además existe otra prueba y es la que te ofrece el cliente, no todos los nichos de mercado son iguales y con ello las respuestas de bots también pueden variar, a medida que pase el tiempo puedes ir analizando las respuestas del consumidor ante tu software y en base a sus necesidades ir haciendo cambios eventuales que se adapten perfectamente.

 

Parece simple pero no lo es, el éxito de los Chatbots no está definido únicamente por su aplicación dentro de una mensajería, se basa en una planeación perfecta de la estrategia acompañada de un seguimiento constante que permita ir corrigiendo cualquier error que se vaya presentando en el camino, pero si por el contrario estableciste tu chatbots y más nunca has revisado su interacción con el usuario de seguro eres de los que piensas que ha sido un gasto de tiempo y económico totalmente innecesario.

 

Articulos que te pueden interesar:

Chatbots dentro de tu estrategia de Marketing.

web stats