i eres de los que todo el tiempo está buscando la forma de mejorar las técnicas que se usan para hacer marketing y que siempre quiere que sus clientes se sienta mejor atendidos, el Design Thinking es para ti.

Quizás ya has leído de técnicas para mejorar los espacios retail como el Customer Journey o incluso sobre el Smart Retail que comenzaremos a ver pronto en los centros comerciales y ya estás pensando cómo aplicar esas técnicas en tus estrategias de marketing, pero sientes que un te falta algo que te ayude a complementarla y ordenarla, es allí donde debes comenzar a cambiar tu forma de pensar y comenzar a aplicar el Pensamiento de diseño.

¿Qué es el Design Thinking?

Se trata de una metodología que permite generar nuevas y mejores ideas para dar con la solución a los problemas y necesidades reales de los usuarios o las marcas a través de la aplicación de varias herramientas.

Esta metodología proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de productos, descomponiendo el problema en partes pequeñas y analizándolas para lograr dar con una solución viable.

En este mismo sentido una de las características principales del Design Thinking es que se centra en los usuarios y en la empatía que estos pueden tener frente a un producto o a una marca, lo que permite que se tenga mejor conciencia y una visión de 360 grados del contexto en el cual se encuentra el problema a resolver.

 

¿Cómo funciona el Design Thinking?

Esta metodología como cualquier otra tiene una serie de pasos a seguir los cuales te permitirán en cada uno seleccionar la mejor estrategia y a través de las cuales se lograra dar con la solución al problema que se nos presente, estos pasos son:

– Empatizar.

Ya que el Desgin Thinking parte de un problema, se debe comprender el mismo, llegar a relacionarse con las necesidades y deseos de los usuarios que están en torno al mismo y con el contexto en el cual se desarrolla, para ello se podrían utilizar técnicas como el ya mencionado Customer Journey o las Entrevistas Cualitativas.

– Definir.

Durante la fase de empatía se logra obtener una cantidad de información considerable que debe ser filtrada para dejar lo que realmente le aporta un valor a la solución del problema, para esto se pueden aplicar técnicas como las Infografías o un Diagrama de Prioridades.

– Idear.

Esta Fase tiene la finalidad de generar ideas como su nombre indica, cuantas más ideas que puedan servir para solucionar el problema mejor, es una etapa sin límites, todo cuenta y todo aporta valor porque es posible que las ideas más extrañas sean la solución que se busca. Para esta etapa se pueden aplicar técnicas como los Mapas Mentales o el Dibujo en Grupo

– Hacer Prototipos.

Una vez que se haya seleccionado esa idea que se cree será la ganadora es hora de hacer un modelo rápido para darle forma, algo que no consuma demasiados recursos y que nos permita tener un modelo físico o virtual (para el caso de aplicaciones) de la idea seleccionada. Las técnicas aplicables en esta fase pueden ser un Storyboard o una Maqueta.

– Testear.

Ya que durante el proceso tenemos información de cuáles son los usuarios implicados en el problema que se trata de solucionar, es en esta fase donde esas personas probaran la idea seleccionada. En esta fase se obtendrá información que permitirá mejorar aún más la idea, se podrá saber cómo reacciona el público objetivo al prototipo desarrollado, lo que permitirá dar con una solución definitiva.

 

El Design Thinking está desarrollado para aplicarse en cualquier marca, producto o negocio, no tiene límites en cuanto a la forma de aplicarlo y sus fases no son lineales por lo que se puede retroceder si se considera necesario. Por técnicas como esta se están desarrollando formas de incluir tecnologías en las tiendas o formas para mejorar las experiencias de compras online que tienen las personas a diario.

 

 

web stats
Copy link