Para muchos ya es evidente que estamos pasando por una era de cambios que trae consigo muchas innovaciones que pasan desde la tecnología hasta la forma en la que se hacen los negocios. Así como notamos un repunte de nuevos dispositivos inteligentes también debemos notar que también existe un cambio en las relaciones comerciales, los procesos de compra y venta o inclusive la forma de hacer pagos.

Hasta hace poco las empresas estaban aplicando un enfoque B2B (Business to Business), para hacer referencia a las relaciones que existían entre los fabricantes de productos y los distribuidores del mismo, o inclusive para describir la relación entre un negocio minorista y su distribuidor. Sin embargo debido a los mencionados avances tecnológicos y de comportamiento del mercado este tipo de metodología está quedando a un lado.

Con el B2B se tiene un enfoque más dirigido a lograr la mayor cantidad de compras y ventas posibles y debido a que ahora las estrategias de marketing para este periodo de cambio se están enfocando más a escuchar al consumidor final esto se traduce en la necesidad de buscar una nueva metodología que describa esas relaciones y es allí donde el B4B sale a flote.

Claves para cambiar de B2B a B4B

Así como poco a poco se decide ir adaptando las estrategias de marketing para ir a la par de la evolución de las tendencias, también es importante pensar en salir de la vieja B2B. Esto no significa que se trata de un cambio radical al contrario puede ser un cambio natural y progresivo que te permita tener una relación más estrecha entre la empresa y el cliente. Estos son algunos de esos pequeños pasos que se pueden dar para lograr un cambio exitoso:

 

– Experiencia del cliente

Ya lo hemos mencionado en otras oportunidades, no solo se trata de vender, se trata de darle a las personas una experiencia de calidad durante la compra de un producto. La idea es alimentar la relación que se tiene con las personas a través de interfaces bien diseñadas o servicios post-venta de calidad.

 

– Acompañamiento

Aplicando las estrategias B2B la relación con el cliente se terminaba una vez que se cerraba una venta, esto está cambiando, para lograr convertir la marca al B4B esta relación debe ir más allá del proceso de compra, es importante lograr una fidelización y que el cliente sienta que la marca siempre lo está escuchando.

 

– Empatía.

Si pensamos en el punto anterior es lógico que para lograr una fidelización exitosa se tiene que lograr tener empatía con el cliente, que este sienta que la marca tiene la capacidad de ponerse en sus zapatos y entender lo que sienten como compradores.

 

– Aprender del cliente

Una empresa con enfoque business for business tiene presente que un cliente no solo está buscando un producto con ciertas características, está buscando satisfacer una necesidad. Por esto buscar la problemática que tiene el cliente y luego intentar darle solución es la clave para atraerlos.

 

Como puedes ver la evolución se encuentra en cambios simples que se pueden aplicar a cada uno de los procesos de la empresa ya sea que se tenga un negocio físico o uno virtual, la finalidad es lograr fidelizar con las personas o con otras empresas y que estas tengan una relación más cercana con la nuestra, eso se traduce en una mejora de la popularidad y también en una mejora del embudo de conversiones.

web stats
Copy link